Palabras Palabras Almuerzo Luis Abinader Amchamdr

Mar 17, 2016

 

Señor Gustavo Tavares,
Presidente de la Cámara Americana de Comercio,

Señor, William Malamud
Vicepresidente Ejecutivo de la Cámara Americana de Comercio

Distinguidos Miembros del Comité Ejecutivo y Directores,

Distinguidos empresarios y empresarias,

Señoras y señores:

abinader-candidato-presidencial-prm

Me siento muy honrado de tener la ocasión de presentar ante esta distinguida audiencia de la Cámara Americana de Comercio, mis propuestas de gobierno.

La República Dominicana es un país de gente emprendedora, creativa, con un gran espíritu de progreso y optimismo, en búsqueda permanente de oportunidades que inspiran a la acción y al compromiso.

Sin embargo, el país que se ha perfilado en los últimos años es muy distinto al de los anhelos y aspiraciones de la gente. La nación está moralmente enferma por la corrupción, la impunidad y la violencia entre muchos otros males.

Los inaceptables niveles de pobreza y desigualdad existentes en el país, son una bochornosa evidencia de la incapacidad de nuestros gobiernos de crear condiciones para un desarrollo equilibrado.

En el pasado, en este mismo escenario se han presentado políticos quienes una vez son elegidos, olvidan sus compromisos y evaden sus responsabilidades frente a la nación, por eso me comprometo a honrar y ser consecuente con mis propuestas y a no traicionar la confianza que los electores depositen en mi.

Con este compromiso les presento algunas de las principales propuestas institucionales y económicas que forman parte de nuestro programa de gobierno.   

Estoy firmemente convencido que la estabilidad macroeconómica, la seguridad jurídica y un gasto público eficiente son condiciones imprescindibles para generar un desarrollo económico sostenible.

Por ello, no debe existir duda alguna de mi compromiso con la aplicación de políticas que garanticen estabilidad de precios y que sean consistentes con la política fiscal, monetaria y cambiaria.

Tras diez años consecutivos de déficits fiscales y de haber triplicado la deuda pública, que ha creado una situación que amenaza la estabilidad y sostenibilidad de las finanzas, actuaremos con prudencia, pero con urgencia para poner la casa en orden.

Hoy, el gobierno de Danilo Medina requiere préstamos netos por el monto de mil 650 millones de dólares para cubrir el déficit presupuestario de este año. Hemos entrado en una peligrosa espiral en la que pagamos los intereses anuales, con más deuda.

En la actualidad, las políticas monetaria y fiscal van cada una por su lado y a veces sus objetivos se contraponen. El Gobierno mantiene una política fiscal expansiva basada en déficits y un masivo endeudamiento. Debido al incumplimiento del gobierno con la Ley de Capitalización, el Banco Central se ve obligado a emitir certificados de deuda para recoger dinero en circulación, lo que incrementa el déficit cuasi fiscal, cuyo pago requiere de más impuestos.

Después de poner la casa en orden, recomendaré a la Junta Monetaria la adopción de un anteproyecto que modifique la Ley de Capitalización y extienda el período de amortización a 40 años, como ha sido aplicado con éxito en otros países latinoamericanos.

El progreso de una nación descansa en la capacidad de producir bienes y servicios que se transformen en bienestar y oportunidades para su gente.

El fortalecimiento y modernización de los mercados de capitales es la forma más eficiente de lograr que las iniciativas empresariales tengan acceso  a suficiente financiamiento y tasas competitivas. Para ello, aplicaremos una política monetaria y crediticia activa, así como promoveremos la creación de nuevas figuras de intermediación y gestión de capitales que permitan reorientar el ahorro hacia inversiones productivas y la generación de empleos.  

Estimularemos los proyectos de desarrollo basados en las Fiducias y las Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión, según lo establecido por la Ley de Valores y la Autoridad Monetaria.

Política Fiscal y Reforma Tributaria.  

Me comprometo a mejorar la calidad del gasto como parte de una reforma fiscal integral de consenso que reordene nuestro sistema tributario.   

El reordenamiento de las finanzas del Estado y el manejo de la enorme y preocupante deuda pública es uno de los grandes desafíos que tiene la economía dominicana.  

Crearemos, por tanto, una Comisión Ministerial para estudiar y recomendar en un plazo de 90 días, un plan de acción dirigido a disminuir el ritmo y contrarrestar el impacto a corto plazo de la deuda pública sobre la economía.  

La deuda pública consolidada ya supera los 37 mil millones de dólares y lo mas preocupante de todo es que el país tiene que dedicar el 44% de los ingresos tributarios al servicio de la deuda, de los cuales la mitad, es decir un 22%, es para el pago de intereses.

 
Pero el Gobierno del Presidente Medina no reconoce esta situación, y en cambio ha planteado cuatro años más de déficits fiscales y endeudamiento en el Presupuesto Plurianual entregado al Congreso.  

Transformar la calidad del gasto será uno de mis mayores retos al frente de la administración pública. Tenemos un Estado hipertrofiado, con una abultada nómina clientelista, con prioridades equivocadas y métodos de trabajo ineficientes y sin controles.

Nosotros vamos a modernizar el Estado, mediante la integración y la fusión de instituciones, direcciones generales y programas que duplican sus funciones y cuyas tareas corresponden a Ministerios e instituciones existentes.

Vamos a ahorrar en gastos innecesarios para liberar recursos e invertirlos en salud, medicamentos, libros, acueductos, caminos y calles, viviendas y la ampliación de la seguridad social.

Tengo la firme decisión de eliminar las ineficiencias y trabas que encarecen los costos de las actividades económicas en el país.  No basta que las empresas en particular sean competitivas, sino es todo el país el que tiene que serlo.

Por ello, vamos a poner en marcha un conjunto de reformas institucionales para establecer un Gobierno Eficiente, mediante una Ley de Silencio Administrativo, Consolidación de la Ventanilla Única de Inversión, Estabilidad Jurídica y ley de Simplificación Burocrática.  

Con estas medidas procuramos que la inversión, especialmente la Inversión Extranjera Directa reciba un gran impulso y atraiga nuevos proyectos en las áreas de energías renovables, turismo, agroindustria, zonas francas, industrias de exportación, puertos y muelles, telecomunicaciones y en áreas de servicios.

Estas medidas forman parte del contenido de nuestra propuesta de crear una fábrica de empleo.  

Las exportaciones de bienes del país se han estancado y sin la Barrick Gold, las exportaciones totales hubieran decrecido en 346 millones de dólares en el 2014, algo muy negativo y preocupante.

Este es un cuadro desalentador de un país con una excelente posición geográfica para el comercio exterior por lo que se requiere un cambio urgente y radical de las políticas públicas que inciden en nuestras exportaciones.   

La República Dominicana tiene firmados acuerdos comerciales con 49 países que incluyen a los dos principales mercados del mundo, que son los Estados Unidos y la Unión Europea, que integran 830 millones, de los consumidores más sofisticados y con mayor poder adquisitivo a nivel global.

Para aprovechar debidamente esos mercados, es necesario, primero, una profunda reforma de todas las instituciones que tienen que ver con el aumento de la producción y las exportaciones, incluyendo la Cancillería, el Ministerio de Industria y Comercio, el CEI-RD y PROINDUSTRIA.

Segundo, en cuanto a lo interno, aplicaremos un amplio programa de apoyo al mejoramiento de la productividad y promoción de nuestra capacidad exportadora, consistente en:

    Aumentar la producción industrial y agropecuaria de bienes exportables, la llamada oferta exportable.
    Mejorar la competitividad sistémica con la reducción de costos y la eliminación de las ineficiencias burocráticas.
    Fomentar políticas y programas que mejoren la calidad del producto dominicano.
    Crear programas de financiamiento para las exportaciones.

Por eso, proponemos modificar la ley para reconvertir el Banco Nacional de las Exportaciones (BANDEX), que es una institución estatal sin solvencia y liquidez, en un banco especializado de capital mixto, privado y público, de segundo piso.
Una meta aceptable para el país es duplicar las exportaciones totales en diez años para alcanzar al menos 20 mil millones de dólares.

Sector Turismo

Haremos un relanzamiento del sector turístico. EL único polo turístico que está creciendo en el país es el Punta Cana-Bávaro. Nuestro gobierno apoyará ese crecimiento con la infraestructura necesaria y el remozamiento del entorno. Los demás polos turísticos están estancado o casi desapareciendo.

Tanto en Juan Dolio como en Puerto Plata el turismo ha ido desapareciendo paulatinamente. Hoy día, Puerto Plata sólo recibe el 30% de los turistas que recibía hace 10 años.

Barahona y Pedernales son polos que nunca despegaron. Nosotros haremos un relanzamiento de estas zonas, con una publicidad especializada que las promueva, así como haremos las inversiones necesarias para mejorar el entorno y construir las infraestructuras faltantes.

Barahona tiene un gran potencial para el turismo de crucero, por lo que propiciaremos la alianza pública – privada para la construcción de un puerto turístico.

Sector Eléctrico

El país no puede continuar sin un sistema eléctrico confiable, que suministre energía de calidad, en forma continua, a precio razonable, financieramente sostenible y amigable con el medio ambiente.

Durante la última década, las pérdidas de energía han oscilado entre 35 y 40%, y del 2013 al 2015, la relación promedio entre energía comprada y energía cobrada arrojó pérdidas de 34.8%.

De igual modo, de enero a noviembre del 2015 los ingresos corrientes consolidados de las tres distribuidoras y la CDEEE superaron los mil 500 millones de dólares, mientras que sus gastos corrientes sumaron 2 mil 300 millones de dólares, es decir, que la pareja CDEEE y EDES gastan 52% más dinero de lo que producen. Esto, a pesar que el precio de compra a las generadoras disminuyó en un 43%, al pasar de 17.70 centavos de dólar a 12.41 centavos de dólar el kilovatio, en tres años.

Señores, uno se pregunta ¿cuánto políticos están siendo pagados con la tarifa eléctrica?

Para contrarrestar esta situación en mi Gobierno se aplicarán, entre otras, las siguientes acciones:

Primero: Se creará una sola Empresa Distribuidora, fusionando las tres existentes. Se unificarán los procesos administrativos y financieros de las tres Edes, manteniendo a lo interno de la nueva organización, la separación geográfica regional. Tambien separaremos las funciones de distribución y de comercialización en dos unidades de negocios.

Segundo: Nos proponemos restablecer los incentivos fiscales originales o ampliarlos a los proyectos de Energías Renovables, pues la diversificación de la matriz energética es vital. Apoyaremos todos los proyectos de energía eólica, de gas natural, y fuentes alternativas.

Tercero: Nos comprometemos a darle cumplimiento a la Ley General de Electricidad y sus reglamentos, incluyendo la creación de un verdadero mercado de contrato mediante la licitación de la contratación de toda la energía que requieran las empresas distribuidoras.

Reforma Laboral

Señores, ha llegado el momento de emprender con seriedad y ponderación una reforma laboral amplia, que beneficie al trabajador, con mayor productividad y salario, estimule la competitividad y la creación de empleos. Este es un tema importante para nuestro desarrollo económico, pero con profundas implicaciones humanas que necesita ser tratado con el debido cuidado y equilibrio.

El salario se ha convertido en uno de los precios de ajuste de las ineficiencias de la economía, tales como las ineficiencias del sector eléctrico, las ineficiencias en el transporte, y las ineficiencias de la burocracia y el clientelismo del gobierno, cuyo impacto aumenta los costos de las empresas, creando un problema de pérdida de competitividad.

Estoy de acuerdo que es necesario aumentar los salarios y pensiones a la clase trabajadora como un instrumento idóneo para superar la pobreza y la desigualdad social. Pero también reconozco que se requiere mejorar la capacitación y productividad de la fuerza laboral, tal y como recomienda el CONEP en su última Convención.

Favoreceremos la creación de un código laboral que promueva la generación de empleos y que incentive la inserción laboral de la juventud a través de diferentes modalidades de contratación.

Otro tema que requiere reformas es el de las estructuras monopólicas en el transporte de cargas y mercancías. La economía y la producción necesitan precios competitivos, y no prácticas monopólicas, sean empresariales, sindicales o públicas. Abogo por una reforma abierta y equitativa, pues el país tiene que se competitivo.

Señoras y señores, creo que todos ustedes están conscientes que, si no hacemos las reformas político-institucionales necesarias, será difícil, para no decir imposible, lograr que las propuestas económicas y sociales que hemos enumerado previamente puedan tener éxito.

Es imposible lograr el desarrollo nacional si no hacemos a la vez las reformas de las instituciones del Estado.

No existe una real autonomía de los poderes públicos, requisito indispensable para la existencia de un Estado Social y Democrático de Derecho. Tenemos un sistema híper presidencialista que influye de manera desmedida sobre los poderes legislativo y judicial.

Por esto, resulta esencial lograr en las elecciones del próximo 15 de mayo, una composición congresual renovada, con ciudadanos y ciudadanas capaces de fiscalizar, representar y legislar, en cumplimiento de la Constitución y la ley, y que estén comprometidos con una sociedad democrática y el bien común.

La seguridad ciudadana es uno de los principales problemas que enfrenta nuestra sociedad. Esto no es un asunto de simple percepción como dice el gobierno. Es una realidad dura que afecta a toda la población.

Los delincuentes, el miedo y la inseguridad se han adueñado de nuestras calles, por eso he contratado a Rudy Giuliani como mi asesor externo en esta materia para que trabaje junto con expertos nacionales. Tenemos la firme voluntad de combatir la delincuencia sin importar cuánto cueste ni donde tengamos que buscar la solución.

En cuanto al ministerio público se refiere, promoveré las normas para establecer una Procuraduría con real autonomía institucional y financiera del Poder Ejecutivo y dotaré a la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA) de los recursos humanos y económicos necesarios para que pueda cumplir a cabalidad su misión.  

La corrupción sin castigo no será una opción en un gobierno de Luis Abinader. Perseguiré la corrupción sin miramiento alguno ya que, además de ser éticamente inaceptable es un obstáculo real y muy costoso para el desarrollo de negocios.  

Asimismo, trabajaré, a través del Consejo Nacional de la Magistratura y con todos los medios a mi alcance, por la independencia, imparcialidad, eficiencia y transparencia del Poder Judicial.

Ahora bien, distinguidos amigos y amigas, por más leyes que se adopten, tendrán escasa validez si el Presidente de la República no tiene la voluntad política para ejecutarlas o no cumple con su palabra. A título ilustrativo, hoy más de 1,200 funcionarios no han efectuado su declaración de bienes como establece la Ley 311-14, y todos siguen cobrando como si no pasara nada. Eso es impunidad y complicidad.

No creo que haya persona presente en esta sala que en su íntima convicción considere que nuestro país anda por buen camino.

Queridos amigos de la Cámara Americana de Comercio: Una fuerza casi telúrica de desconsuelo y angustia se expande por campos y ciudades de la República, a veces imperceptible para los dueños de la percepción construida a través del control mediático y el uso abusivo y asfixiante de la propaganda oficialista.

Sólo en los meses de enero y febrero de este año el gobierno gastó en publicidad y propaganda oficial la suma de 850 millones de pesos, equivalente a 14 millones de pesos diarios.

Hay en el ambiente un clamor solamente cuantificable en las urnas, motivado por lo que parece que será un ajuste de cuentas, un voto de castigo nacional ante tanta inequidad, concentración de poderes, ambiciones desmedidas, fortunas mal habidas, formación de clanes políticos empresariales, desconocimiento de las normas jurídicas y degradación de las normas éticas.

Esta no sería la primera vez en nuestra historia contemporánea que tal fenómeno ocurra, ya sucedió en 1978 contra todos los pronósticos. De igual manera volvió a materializarse en las elecciones del 2000 cuando fue derrotado el PLD.

Sólo ese cambio posible que yo represento, en nombre de los dominicanos y dominicanas de buena voluntad, los que queremos cambiar la corrupción por la ética, la violencia por la paz, el despilfarro por la eficiencia, el desempleo por el empleo, sólo ese cambio puede impedir un deterioro económico y social irreversible, de imprevisibles consecuencias para las generaciones del presente y del porvenir.
Muchas gracias.

Lic. Luis Abinader Corona
Santo Domingo, D.N.
16 de marzo de 2016

 

AMCHAM Events: