Palabras Gustavo Tavares Presidente Amchamdr

Jul 21, 2016

ALMUERZO MENSUAL JULIO 2016

Distinguido Jake Kheel, Vicepresidente de la Fundación Grupo Puntacana
Estimados miembros del Consejo de Directores y pasados presidentes de AMCHAMDR

Autoridades, ejecutivos y miembros de la Cámara, representantes diplomáticos, miembros del Círculo Élite, representantes de los medios de comunicación, invitados

Muy buenas tardes.

El contenido del pasado almuerzo mensual de AMCHAMDR ha tenido una repercusión muy importante en la opinión pública nacional. Los planteamientos realizados en él por Rafael Blanco, Presidente del CONEP, calaron especialmente en ámbitos que inciden directamente en ciertos espacios de toma de decisiones de suma trascendencia para el país.

En su discurso, el señor Blanco enunció algunos pilares que, a nuestro juicio, son esenciales para el fortalecimiento de la democracia en la República Dominicana: una nueva ley electoral, una ley de partidos, una ley de responsabilidad fiscal y la articulación de un sistema que garantice la plena independencia y fortalecimiento de las instituciones llamadas a implementar y regular todo lo relativo al proceso electoral y a garantizar el cumplimiento de las leyes, pues las normas por si solas no bastan.

AMCHAMDR suscribe dichos pilares como el fundamento para avanzar hacia una democracia de calidad y sostenible en nuestro país. Entendemos que el bienestar social y económico está fundamentado en instituciones sólidas y transparentes que rinden cuentas y, consecuentemente, aportan estabilidad. El paquete propuesto por el CONEP reforzaría estos aspectos institucionales y elevaría la confianza de la ciudadanía en el sistema, además de legitimarlo.

Y ahora que estamos a las puertas de contar con un nuevo Congreso hablar de legitimidad tiene especial sentido. Las nuevas autoridades del principal poder del Estado, el Legislativo, deben estar conscientes de que el hecho de haber sido electas no es suficiente para sentirse legitimadas. De hecho, su carrera hacia su legitimización comenzará el 16 de agosto, cuando arranquen su labor legislativa.

La esperanza del pueblo dominicano está puesta en su capacidad para crear y reformar leyes con transparencia, a través del diálogo y forjando consensos productivos y respetados, para que, por ejemplo, el derecho de propiedad privada, un tema tan fundamental para la economía de mercado, se convierta en un baluarte y no en un obstáculo para nuestro desarrollo.

También va a tener suma importancia la institucionalidad con la que los congresistas se desempeñen. No hay que apresurarse ni acortar el debido proceso que debe recorrer un proyecto de ley si se quiere satisfacer adecuadamente el objetivo buscado con su promulgación. Lo contrario sería avanzar por un camino que solo puede conducirnos a leyes defectuosas y a la desconfianza social, lo que resta, precisamente, legitimidad a quienes la generan.

Por eso, al momento de legislar, diputados y senadores deben tener presente que su deber, que su obligación primaria, es el respeto a las leyes. Sólo así lograrán que su producción legislativa y la efectividad del poder legislativo sean un hecho plausible. Es importante que se den cuenta de ello sobre todo en momentos previos a la instalación del nuevo Congreso, cuando hemos notado una intensa actividad legislativa en temas muy sensibles para los ciudadanos, en general, y para todos los sectores productivos del país, en particular. Para estos, la seguridad jurídica en la República Dominicana es esencial como factor de desarrollo-país. Su calidad depende grandemente de nuestros legisladores, que deben crear un sistema de leyes confiable y coherente, lo que aportará la debida legitimidad al Poder Legislativo, pilar de la democracia dominicana y garante de su sostenibilidad.

Y aprovecho este término como enlace para presentar a nuestro invitado de hoy, cuya labor está centrada en la sostenibilidad de nuestro medio ambiente. Protegerlo es una labor que no podemos descuidar ninguno de los que habitamos en este país porque cualquier esfuerzo productivo que hagamos, cualquier avance social que alcancemos, cualquier éxito competitivo que logremos será en vano si nuestro hábitat se deteriora. Y nuestras instituciones, todas, juegan un papel protagónico para evitarlo. Quienes las conforman tienen
que promover leyes y normativas que eviten el daño, y actuar conforme se establece en ellas contra quienes las incumplan.

Jake Kheel es un líder en el campo del desarrollo sostenible. Durante más de diez años ha enfrentado diversos retos sociales y ambientales en la República Dominicana en su función como Vicepresidente de Sostenibilidad del Grupo Puntacana, y Vicepresidente de la Fundación Grupo Puntacana, logrando implementar exitosamente programas de sostenibilidad que le han privilegiado a la empresa con numerosos premios mundiales de sostenibilidad.

En 2001, como estudiante de postgrado en la preparación de su tesis, Jake vio de primera mano la deforestación implacable en la Sierra de Bahoruco y el conflicto potencial entre Haití y la República Dominicana sobre este parque nacional único. Esto comenzó un interés de casi dos décadas en Bahoruco y su disminución constante que finalmente le llevó a concebir la película: La Muerte por Mil Cortes.

Jake tiene una Maestría en Gestión Ambiental de la Universidad de Cornell y una licenciatura en español y literatura Latinoamericana de la Universidad Wesleyan.

Muchas gracias a Jake por haber aceptado nuestra invitación, y a todos ustedes por acompañarnos. Buenas tardes.

0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x