La reflexión del PNUD sobre el impacto del COVID-19 en los ODS

May 29, 2020

La transición hacia la nueva normalidad involucrará cuatro principios: la acción por el clima y capital como conductores de la recuperación, un enfoque de igualdad de género y economía del cuidado, tener una recuperación inclusiva, conectada, protegiendo los trabajos y una reconstrucción de los sistemas educativos.

PNUD MedianaAsí lo consideró Inka Mattila, representante residente del PNUD en el país, durante el webinar “¿Cómo el COVID-19 está incidiendo en los ODS?: Reflexión sobre la respuesta y recuperación socioeconómica” que organizó el Comité de Sostenibilidad de la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR).

Mattila asegura que con esta pandemia el mundo está viviendo una crisis socioeconómica nunca antes vista que amerita una reflexión conjunta de los distintos sectores, ya que a su juicio hay una situación de mucha incertidumbre que acarrea más preguntas que respuestas.

Entiende que, para enfrentar la que calificó como la peor pandemia de los tiempos modernos, debe buscarse un balance entre el cuidado de las vidas y la reactivación económica, ya que quedarse en casa puede resultar costoso y los gobiernos experimentan una caída en sus ingresos y aumento de la demanda de gastos públicos.

“La pandemia ha sido todo un reto, especialmente para las micro y pequeñas empresas que componen el 95% del sector formal del país y emplean a más del 50% del total de trabajadores en el país”, puntualizó.

A juicio de la representante del PNUD en el país, los efectos de la crisis pueden contenerse con acción concentrada y mayor equidad y apuntó que los países con mayor desarrollo sostenible integral eran los que mayor respuesta efectiva daban a la crisis del COVID-19.

Al mismo tiempo abogó para que se incorpore la equidad en las políticas públicas para que no se queden personas sin tener cubiertas las nuevas necesidades del siglo XXI.

“El epicentro del manejo de la crisis del COVID-19 está en la protección del empleo e implementar medidas a mediano plazo para reducir las emisiones contaminantes en el medioambiente”, comentó.

Mattila hHizo énfasis en que las empresas dominicanas, a las que considera parte de un sector neurálgico para el crecimiento económico del país, pueden sumarse a la reconstrucción de la cadena de valor, el fomento del consumo sostenible, así como también a tener industrias innovadoras e inclusivas.

La representante del PNUD en el país entiende que, aunque no hay una visión clara sobre cómo será la transición a la nueva normalidad, es importante que las empresas se aboquen a la transformación digital y que se repiensen estrategias para conseguir mayor formalización de los negocios.

“La sostenibilidad puede ser un buen negocio, siempre y cuando se tomen las decisiones necesarias que impacten positivamente el futuro”, culminó Mattila su intervención.

Comité de Sostenibilidad de AMCHAMDR pide definir estrategias par alcanzar los ODS

Al dar las palabras de bienvenida, Josefina Navarro, presidenta del Comité de Sostenibilidad de AMCHAMDR, hizo un llamado para que los gobiernos y empresas definan estrategias sostenibles a largo plazo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles establecidos en la Agenda 20-30 a partir de la realidad que impuso la pandemia.

La presidenta de Comité de Sostenibilidad manifestó que antes de que la pandemia del COVID-19 impactara a nivel global, los países trabajaban con miras a cumplir los 17 objetivos que definen la estrategia de desarrollo sostenible de la Agenda 20-30, pero que ahora se precisa un nuevo análisis sobre cómo se alcanzarán en lo adelante.

Navarro afirmó que el evento, que trajo como oradora principal a la representante del Programa de las Naciones Unidas en la República Dominicana (PNUD) fue organizado por el Comité de Sostenibilidad de AMCHAMDR como forma de contribuir a la reflexión en el contexto del COVID-19 y su impacto en los ODS, a propósito de los grandes retos que trajo el 2020.

Dijo que evento busca hacer un seguimiento a los trabajos que han hecho las distintas organizaciones y países vinculados a la reducción de la pobreza, desigualdades sociales, así como el aumento de la productividad, el crecimiento económico y los índices de salud.