Discurso De Andrés Navarro, Almuerzo Mensual Mayo 2015

May 27, 2015

 

Señoras y Señores,

Constituye para mi un gran honor comparecer hoy ante este foro de la Cámara Americana de Comercio. Y no digo esto como un simple complemento protocolar, sino porque de verdad así lo siento.

Hace apenas algunas semanas tuve el grato placer de recibir en la sede de nuestra Cancillería a los Miembros del Consejo de Directores de esta Cámara, encabezados por su Presidente Gustavo Tavares.

Andrs Navarro Canciller de RDTuvimos un diálogo franco y abierto entorno al estado actual de nuestras relaciones internacionales, y la gran oportunidad de continuar fomentando alianzas público-privadas y espacios de consulta permanentes para los diferentes temas de nuestra agenda.

Quisiera iniciar por felicitar a la Directiva de esta Cámara por la exitosa celebración de la Vigésimo Tercera edición de Semana Dominicana en los Estados Unidos, iniciativa que lidera AMCHAMDR y que contribuye cada año con el acercamiento entre ambas naciones y la elevación de la imagen dominicana en el territorio de su principal socio comercial.

Fue para nosotros un privilegio apoyarlos en esta iniciativa. Le pedí a nuestro Viceministro para Asuntos Económicos y Negociaciones Comerciales que les acompañase, siendo la mas alta representación de nuestra institución en los últimos años. Asimismo, procuramos todo el soporte por parte de nuestra Embajada en Washington, y nuestro Consulado en Nueva York. Confiamos en el éxito de las reuniones y contactos que allí se celebraron.

Pero así mismo, mi intervención hoy se produce en un momento muy especial. Coincide con la puesta en marcha de la ¨Nueva Política Exterior de la República Dominicana¨. En este sentido, me permite reafirmar nuestra compromiso de hacer de su implementación un proceso inclusivo a todos los sectores de la sociedad dominicana, colocando a nuestro sector privado como un aliado de primer orden.

Su aporte principal se fundamenta en establecer una unidad de criterios para la acción exterior, dotando de coherencia y cohesión a nuestro Servicio Exterior. Al mismo tiempo constituye un ente facilitador del desarrollo de las políticas sectoriales del país. En ningún escenario promovemos colisiones ni solapamientos. Muy por el contrario, ofrecemos un servicio transversal a todas las instancias públicas y privadas, en sus requerimientos de relaciones con el contexto internacional.

Por lo tanto, hoy quisiera aprovechar este tradicional Almuerzo de la Cámara Americana de Comercio para esbozar ante Ustedes algunas consideraciones de nuestro Plan Estratégico.

Ante todo, hemos definido un Objetivo General: consolidar la política exterior y las relaciones internacionales de la República Dominicana, respondiendo sistemáticamente a la institucionalidad y efectividad del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Asimismo, nos hemos planteado cuatro Objetivos Específicos:

En primer lugar, fomentar relaciones internacionales productivas e integrales, que contemplen dimensiones políticas, sociales, culturales, económicas, ambientales y comerciales. Esto a través del fortalecimiento de las sedes diplomáticas y consulares, y fomentando el apoyo a los procesos regionales de integración, y mejorando los mecanismos de articulación interinstitucional y de cooperación.

En segundo lugar, asegurar la protección de los derechos de la población dominicana en el exterior, fomentando su vinculación con los procesos de desarrollo económico, social, político y cultural de la República Dominicana. Esto a través del fortalecimiento de los servicios consulares y la implementación de programas de asistencia humanitaria, protección legal y migratoria.

En tercer lugar, apoyar la producción y difusión de conocimientos sobre política exterior y relaciones internacionales en la República Dominicana. Esto a través del fomento a la investigación por vía del Instituto de Educación Superior Diplomática y Consular (INESDYC).

En cuarto lugar, desarrollar la institucionalidad del Ministerio de Relaciones Exteriores y su sostenibilidad en el tiempo. Para esto apoyaremos sus objetivos institucionales, y estamos en el proceso de rediseño y modernización de su arquitectura institucional y marco jurídico, la readecuación de su planta física y plataforma tecnológica, y la implementación de un sistema de gestión por resultado.

Solo a manera de ejemplo, entiendan que la Ley Orgánica que creó la entonces Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores data del año 1964. Durante estos 50 años el mundo pasó de la Guerra Fría que marcaba un escenario bipolar, a una aldea global que torna el escenario en multipolar; pasamos de ser una isla, a no estar aislados a través de una serie de acuerdos de comercio e integración. En fin, es obvio que el marco legal esta desfasado, por lo tanto avanzamos en su modernización.

Pero si algo quisiera compartir con Ustedes hoy, es el hecho de que fruto de estos cambios que continúan ocurriendo en el mundo, uno de los rasgos característicos que se desprende de la Diplomacia Contemporánea es colocar a la Diplomacia Comercial como uno de sus ejes de primer orden. Por lo tanto, el comercio, el apoyo a las exportaciones y la promoción de la inversión ocupan un espacio estelar en esta Nueva Política de Relaciones Exteriores.

Quisiera pues comentarles como en la práctica pretendemos profundizar nuestra alianza con los sectores productivos y colocarnos como sus aliados en los distintos procesos de internacionalización.

Y para eso, a través de los Objetivos que nos hemos planteado, perseguimos Resultados Específicos. A saber:

1. Posicionar la Imagen de la República Dominicana en el Extranjero, de manera integral y conforme a la agenda nacional de desarrollo.

Con las diferentes instituciones trabajamos en la construcción de un solo Plan de Promoción Integral del País en el Exterior, incorporando diferentes herramientas que a través de la diplomacia puedan ser implementados por los distintos representantes en el extranjero. Este Plan procura responder a los intereses del país en materia de turismo, cultura, inversión y comercio, revestido de coherencia y unidad de criterios.

2. Relaciones económicas, comerciales y de inversión ampliadas y consolidadas con países y bloques de interés estratégico.

Un componente importante es el diseño e implementación de una Política de Integración de la República Dominicana. A partir de mediados de los años 90, la República Dominicana inició gestiones de acercamiento a través de los distintos bloques de integración en nuestra región, principalmente Centroamérica y el Caribe.

Nuestro Gobierno ha priorizado la consolidación y profundización de nuestro vínculos en estos espacios. A tales fines hemos formalizado nuestra incorporación plena en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Al mismo tiempo continuamos impulsando una estrategia de reposicionamiento con el Caribe. Tanto a través de espacios regionales como el CARICOM, el CARIFORO y la Asociación de Estados del Caribe, como a través del fortalecimiento de las relaciones bilaterales no solo con los países del Caribe Inglés, sino también con el Caribe Francés y el Caribe Holandés, y sobre todo con Puerto Rico y Cuba.

Nos hemos incorporado como Observadores de la Alianza del Pacífico, y actualmente ocupamos la Presidencia ProTempore del Proyecto Mesoamérica.

Un reto importante lo constituirá el asumir la Presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a partir de Enero 2016. Esto nos colocará en una posición de liderazgo ante los 33 Estados Miembros de nuestra región.

En esta nueva etapa, procuramos una participación mas allá de lo simbólico y protocolar. Buscamos un participación proactiva que nos permita no solo identificar, sino también aprovechar oportunidades en nuestra región.

Y estamos viendo procesos que se desarrollan mas allá de nuestra región. Seguimos atentos a los avances en las negociaciones de Acuerdos Comerciales como el Transatlántico y el Transpacífico, y e impacto que puedan tener en nuestras preferencias. En este sentido, hemos visto como la semana pasada el Senado de los Estados Unidos aprobó el ¨Fast Track¨ o ¨Vía Rápida¨ que permitiría a la Administración del Presidente Obama avanzar con las negociaciones de este acuerdo. Esperamos que el resultado final no afecte sensiblemente los compromisos asumidos con sus socios tradicionales.

Al nivel bilateral, Estados Unidos y Haití constituyen los principales socios comerciales de nuestro país, por lo que merecen toda nuestra atención.

Aquí quisiera hacer una pausa, para abordar brevemente nuestra relación bilateral. El DR-CAFTA se consolida como el acuerdo sombrilla para el acceso preferencial de nuestros productos a nuestro principal mercado de exportación. Este Acuerdo, que entra ahora en una fase de madurez con el desmonte arancelario de la mayoría de los productos, constituye una gran oportunidad para ambos países.

Según las cifras publicadas por nuestro Centro, el intercambio comercial entre nuestros países en el período 2010-2014 ronda los US$50,000 millones de dólares. De este total, el 33.55% pertenece a las exportaciones, con un valor de casi US$17,000 millones. El 66.45% pertenece a las importaciones con alrededor de US$33,000 millones.

Si bien es evidente que nuestra balanza presenta un déficit desfavorable para la República Dominicana, no menos cierto es que nuestras exportaciones a dicho mercado han tenido un crecimiento sostenible en los últimos años.

Mas aun, estamos convencidos de que las exportaciones dominicanas hacia los Estados Unidos pueden tener un mayor incremento si se aprovecha el potencial y el dinamismo de cada producto exportado, así como si se expande hacia productos que aun no se hayan comercializado en dicho mercado.

Para un mejor aprovechamiento de estas relaciones que permita aumentar nuestras exportaciones y atraer inversiones, hemos venido trabajando una Estrategia integral con el CEI-RD. Esto nos permitirá en un corto tiempo, establecer un modelo de gestión basado en procesos y orientado a resultados de nuestro Servicio Exterior, con el monitoreo y supervisión de nuestro Viceministerio de Asuntos Económicos y Negociaciones Comerciales, en coordinación con el CEI-RD.

De igual forma, continuaremos propiciando un dialogo permanente para la solución de controversias que puedan surgir de nuestra fluida relación comercial, y que puedan constituirse en obstáculos al comercio. Estamos comprometidos a seguir trabajando juntos y fortalecer nuestras capacidades en áreas como la sanitaria y fitosanitaria.

Esto sin detrimento de socios de importancia emergente como Europa y América del Sur, y socios que nos permitirían la diversificación a mercados no tradicionales como Asia.

Pero asimismo, enfocamos la ejecución de nuestras políticas en las personas. Por lo tanto valoramos lo que representa la diáspora dominicana. Actualmente empleamos grandes esfuerzos en mejorar las condiciones de los dominicanos en el exterior, no solo en una mayor vinculación con nuestro país, sino también en mejorar las condiciones en su lugar de residencia.

Tenemos muy presente a esos héroes anónimos que día tras día, con esfuerzo y dedicación ponen en alto la bandera dominicana en playas extranjeras.

Personalmente he iniciado una serie de consultas con nuestra comunidad en el exterior. Ya sostuve un primer encuentro en Nueva York, a partir de mañana estaré en Puerto Rico, y en dos semanas en Madrid. Sus aportes y experiencias son valiosísimos en estos procesos.

3. Fortalecimiento y mejora continua de la plataforma de negociación comercial.

Procuramos consolidar la institucionalidad, las competencias y herramientas de la Comisión Nacional de Negociaciones Comerciales (CNNC) que nos corresponde presidir. Entendemos que la representatividad de las instituciones que la conforman, así como los canales de consulta con el sector privado, constituyen una garantía de equilibrio para los procesos de negociación comercial que enfrente nuestro país.

Ya hemos dicho anteriormente, y hoy aquí repetimos que "reconocemos el merecido periodo de prudencia que durante los últimos años ha permitido en nuestro país un mejor aprovechamiento de los acuerdos suscritos, así como avances en la competitividad y productividad de nuestro sector productivo.

No obstante, entendemos oportuno un ejercicio responsable que nos permita replantear nuestra estrategia. Que nos permita hacer frente a la erosión que han sufrido nuestras preferencias con la proliferación de nuevos acuerdos con nuestros competidores. Y que faciliten la penetración de productos estrellas dominicanos a mercados no tradicionales.

No nos apresuraremos. Pero promoveremos consultas que permitan definir posiciones equilibradas en materia de negociación para los intereses de la República Dominicana. Al mismo tiempo, continuaremos con la preparación y actualización de nuestro equipo negociador".

4. Relaciones de cooperación al desarrollo ampliadas y consolidadas con países y organismos multilaterales de interés estratégico.

Seguimos avanzando en el diseño de la nueva Política de Cooperación Internacional, con el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Dos objetivos puntuales perseguimos como Cancillería en materia de cooperación. Por una parte optimizar la gestión internacional de la cooperación, en una escenario en el que cada vez se limita mas el acceso a cooperación no reembolsable. Por otra parte, la presentación de una oferta dominicana de cooperación, con procesos en los que hemos acumulado experiencia a compartir.

5. Reposicionamiento del país en los diversos organismos y mecanismos multilaterales y regionales, sobre la base de la unidad de criterios .

En el mes de junio de este año, nuestro país cumplirá con su compromiso quinquenal de presentación del Examen de Política Comercial ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). Ya el trabajo técnico se encuentra en una etapa final, y confiamos en la exitosa presentación del mismo.

Pero en momentos en los que el comercio mundial se encuentra en gran parte liberalizado, otras áreas como la solución de controversias y la defensa comercial ocupan lugares importantes en el escenario multilateral.

Nuestra participación activa en la OMC es fundamental. Continuamos apoyando a través de nuestra Misión la diferencia que mantenemos con Australia por el tema del empaquetado del tabaco. Precisamente la próxima semana se celebrarán en Ginebra las audiencias sobre este caso.

Pero asimismo, procuraremos la debida defensa de nuestra producción en los casos que se puedan presentar en el futuro.

Pero nuestro apoyo va mas allá. Como el trabajo conjunto que venimos realizando en defensa de nuestra industria azucarera.

6. Relaciones comerciales, migratorias y de cooperación con Haití concertadas y fortalecidas, pero siempre en el marco del respeto a la convivencia pacífica y la soberanía de ambos Estados, al ordenamiento jurídico internacional, a los derechos humanos y a la seguridad.

Haití constituye una prioridad en la Agenda de Política Exterior de la República Dominicana. Dos países distintos que comparten una isla, están llamados a anteponer el dialogo para garantizar su cohabitación. Así lo hemos hecho, y así lo seguiremos haciendo.

Reconocemos la Comisión Mixta Bilateral como el espacio idóneo para continuar avanzando en la amplia agenda que nos vincula.

En la tarde de hoy, recibiré en nuestra Cancillería a mi homologo haitiano Lener Reneaud. Estamos en la mejor disposición de mantener un dialogo franco y abierto, siempre sobre la base del respeto de nuestras soberanías.

Asimismo, impulsamos otras acciones que si bien no están directamente relacionadas con temas económicos o comerciales, contribuyen al establecimiento de un ecosistema favorable para los negocios. Estas incluyen:

• Estamos trabajando en un programa de reestructuración y redistribución de las sedes y concurrencias diplomáticas en función de la ubicación geográfica e intereses nacionales.

En el escenario geoestratégico actual, nos hemos planteado ¿dónde debemos estar, y porque debemos estar? Puntualmente, donde nuestra presencia permite asegurar mercados tradicionales, pero también donde contribuye a la diversificación de nuestras exportaciones.

• Estamos inmersos en un proceso de depuración de nuestros recursos humanos. Procuramos garantizar que cada una de nuestras áreas cuenta con el personal idóneo, en calidad y cantidad, comprometido con la institución y sus objetivos.

Al llegar a la institución quede altamente sorprendido con el talento humano que conforma la misma. Desde funcionarios de acumulada experiencia, hasta jóvenes profesionales con visión del contexto actual-

• Hemos elevado a Dirección áreas estratégicas de gran importancia en nuestra Cancillería: las Relaciones con Haití, con los Estados Unidos, los Derechos Humanos, la Integración Regional y la Cooperación Internacional.

• Hemos promovido nuevas áreas en el ejercicio de nuestra Diplomacia, como la Gestión Fronteriza y la Diplomacia Urbana.

• Hemos abierto espacios de diálogo y consulta permanente con diferentes sectores, especialmente el sector privado y la sociedad civil. Porque al final del día, nosotros representamos y negociamos, pero son Ustedes los que se benefician o perjudican de nuestro buen o mal desempeño. Por lo tanto, su retroalimentación es esencial.

No quisiera terminar, sin volver a referirme a lo que considero es fundamental para el éxitos de todos nuestros proyectos.

Pero asimismo, es preciso resaltar que también hay factores de otro tipo, que son los que hacen que el actual momento sea realmente clave en nuestra institución. Me refiero, sobre todo, a ese intangible que es extraordinariamente valioso en los negocios: la confianza.

En nuestra Cancillería se ha generado un círculo virtuoso de confianza que crece en todas direcciones. A lo interno de nuestra institución, en nuestras relaciones con el resto del Gobierno, en nuestros vínculos con el sector privado y la sociedad civil, y en nuestras relaciones con el resto del mundo.

Y nos hemos propuesto que nuestras acciones contribuyan a recuperar la confianza en una institución de vital importancia para nuestro país. Por supuesto, que esto no surge de la nada. Los ciudadanos, al igual que los sectores productivos, tanto nacionales como internacionales, están siempre vigilantes.

Nuestro Gobierno ha logrado combinar uno de los mayores crecimientos económicos de América Latina y el Caribe, con la mayor extensión de los derechos sociales que ha vivido la República Dominicana. Pero esto no se hace sólo. Hemos promovido diálogos continuos con todos los sectores de nuestra sociedad. Sobretodo, hemos impulsado alianzas público-privadas que puedan hacer sostenible nuestro desarrollo. Y si este modelo ha sido exitoso en nuestro país y en nuestra región, debemos seguirlo impulsando.

Estamos seguros que las oportunidades de negocio ya trascienden las fronteras. Y no importa el tamaño de las empresas, su expansión y desarrollo cada vez mas se orienta hacia mercados globales. Percíbannos como aliados. Porque estamos convencidos de que en la medida que nuestra industria y nuestros sectores productivos se fortalecen, se crean mas empleos, y se mejora la vida de todos los dominicanos.

Cuenten con nosotros. Cuenten con todo el equipo de nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores en proceso de renovación. Véannos como un soporte en sus relaciones con el mundo.

Muchas gracias!

0
El amor de tus pensamientos, por favor comente.x