Historia de Semana Dominicana en Estados Unidos


A principios de la década de los años 90, la República Dominicana introdujo un conjunto de reformas legislativas (en materia de inversión extranjera, zonas francas, tributaria, laboral, etc.) que potencialmente mejoraban el clima de inversiones. Sin embargo, la carencia de una estrategia de promoción del país, como de un organismo eficiente especializado en la materia, implicaba que la República Dominicana continuara siendo “el secreto mejor guardado”.

Por otra parte la diáspora dominicana residente en los Estados Unidos estaba lejos de lograr una inserción influyente en lo estamentos de du país de acogida. Más aún, su autoestima y capacidad de articulación de sus propios intereses estaba mermada por el predominio de una imagen negativa de la dominicanidad, impropiamente afectada por una visión prejuiciada basada en un estereotipo de país tercermundista y atrasado. Es en este contexto retador que un grupo de personas que por razones profesionales, académicas o comerciales estaban convencidas del carácter prioritario de las relaciones entre República Dominicana y los Estados Unidos, concibieron y pusieron en ejecución la iniciática de convocar una Semana Dominicana en los Estados Unidos. La visión inspiradora tuvo desde sus inicios una vocación integradora. El equipo organizador se impuso la meta de exaltar los valores de la dominicanidad, con el fin de mejorar la imagen de la República Dominicana y de la comunidad dominicana residente en los Estados Unidos. Así, la semana Dominicana nace con el propósito claro de coordinar esfuerzos tendentes a dar visibilidad alos mejores exponentes en las diversas áreas de la excelencia originada en nuestra nación.

Este evento anual ha jugado un papel pionero en la promoción del mercado dominicano como destino de inversiones y comercio, a la vez que ha sido un espacio propicio para formular y canalizar esfuerzos tendentes a edificar la autoconfianza y el espíritu asociativo de los dominicanos en los Estados Unidos.

Al núcleo original se fueron sumando entidades, personalidades, empresas que comparten los propósitos de Semana Dominicana. En sus inicios fueron cruciales el apoyo de la embajada dominicana en Washington, la Dominican American Assistance Fund Inc. y la firma Russin, VEcchi & Heredia Bonetti. Al transcurrir del tiempo se ha reforzado el involucramiento entusiasta de instituciones que aportan su propia capacidad de convocatoria y su destreza organizativa para dar continuidad a esta misión. Es el cas de la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR), como también de la Universidad APEC, la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), El Grupo de Dominicanos Profesionales en Washington, el Grupo de Dominicanos en Wall Street, entre otras entidades que han asumido tareas específicas.

Desde su edición XIX, en 2011, la Semana Dominicana en Estados Unidos es de la responsabilidad organizativa de la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana.